Quien bien te quiere te hará volar!!!
Fundación Aérea de la Comunidad Valenciana

La mujer en la industria aeronáutica

Tema sugestivo, de acuerdo con la celebración en el día anterior del Día Internacional de la Mujer, el conferenciante concretó su charla en la experiencia familiar de su abuela y su madre, trabajadoras ambas en Construcciones Aeronáuticas en su factoría de Getafe. La abuela, en la profesión desde los años veinte del pasado siglo, ocupada inicialmente en la empresa de labores de costura de las superficies enteladas de los aviones de la época, si bien posteriormente pasó a llevar a efecto funciones como mecánico en el montaje de distintas partes de los aeroplanos. En alguna de las fotografías mostradas por el conferenciante, en las que aparece la totalidad de los trabajadores de la empresa, pueden apreciarse una treintena de trabajadoras, de un total de unos trescientos obreros de uno y otro sexo. Surge el comentario de que para el cosido de telas en los planos y fuselaje de aviones, las mujeres no requerían de entrenamiento ni formación previos, ya que de este arte todas eran expertas.

Se pone de manifiesto la importancia que CASA dio desde el primer momento al personal femenino en cuanto a la atención social a la mujer, en relación con todas las circunstancias inherentes a esta condición, si bien poniendo de manifiesto que, realizando el mismo trabajo que el hombre, su salario era siempre más bajo que el de éste y la categoría laboral que se adquiría quedaba por debajo, pues a pesar de que la cualificación profesional de la mujer y su rendimiento podía equipararse, en muchos casos, al del hombre, ellas no sobrepasarían el grado de oficial tercero y, ni se podía pensar, que alcanzaran maestría de taller. Volviendo a mencionar las fotografías mostradas, en algunas de ellas se observa a las féminas realizando el mismo trabajo que los obreros masculinos.

Las circunstancias apuntadas eran debidas, sobre todo, a la idiosincrasia y manera de pensar de la sociedad y mundo laboral de la primera mitad del Siglo Veinte, en que el trabajo de la mujer fuera de su casa se consideraba como algo accesorio, una ayuda a la economía familiar que se pensaba debía ser sostenida por el hombre. Hay que hacer referencia a que, en la época, una mujer no podía viajar sola sin la autorización del padre o marido ni abrir una cuenta bancaria ni solicitar un pasaporte para viajar al extranjero.

Incomprensiblemente, esto no cambió con el advenimiento de la República en 1931, ni siquiera con el régimen del General Franco tras la Guerra Civil, si bien en los años cuarenta y posteriores aumentó el porcentaje de mujeres trabajadoras, también en CASA, aunque en esta empresa todas ellas realizando ya labores administrativas.

El conferenciante mencionó, de pasada, la situación de la industria en los países contendientes en la Segunda Guerra Mundial, en los que la falta de hombres en la retaguardia despoblaba las fábricas de material aeronáutico, por lo que gran cantidad de mujeres pasaron a ocupar los puestos de trabajo abandonados, así, hemos visto con frecuencia fotografías de las fábricas de aviones en los Estados Unidos o Alemania, en las cuales casi únicamente las mujeres se encargan de su construcción. Esto no ocurrió en nuestro país durante la contienda civil, en que las labores de montaje y mantenimiento de aeronaves siguieron estando a cargo de hombres.

Siguenos en ...
Miembros de:
Colaboradores
Patrocinadores