El éxito solo brota de una perseverancia constante...
Manfred von Richthofen

Bleriot XI EC-XDD

Historia

Está siguiendo adelante y enseñando a sus constructores algo muy fundamental en la construcción actual de aviones: que para el “roll-out” sólo se pueden hacer planes tentativos, lo mismo en el Airbus 380 que en este Blèriot nuestro. Quizás en el año 1909 el procedimiento consistía más en montar todas las piezas y luego poner en marcha el motor y salir a ver, los tiempos han cambiado y antes de darle las vueltas manuales de arranque a la hélice (en el nuestro se hace eléctricamente desde el panel) hay que sopesar todas las diferentes posibilidades de fallo, en aras de la seguridad total. 

En el Blèriot de la Fundación se han cumplido todas las fechas previstas, el suministro de materiales se ha completado con aceptable exactitud y el montaje de las diferentes piezas se ha llevado acabo de forma ejemplar, de manera que hace ya tiempo que los que han tenido acceso a la planta de ensamblaje han podido contemplar la impresionante figura de un Blèriot XI totalmente terminado, ejecutado con altísima maestría industrial y una serie de detalles adicionales que la confieren un valor añadido excepcional, tanto en funcionalidad como en seguridad de funcionamiento, no en vano su construcción ha estado en manos de expertos en distintas artes industriales, asesorados por especialistas en varias materias. 

Le llegó la hora del montaje y calibrado de instrumentos, que reúne en su panel todos los de un avión actual, no los precarios del nacimiento del modelo, y de la electrónica de comunicación y localización, todo se ha adaptado sin alterar la vista del aeroplano primitivo. Incluso el asiento, de mimbre, del piloto se encargó a una importante fábrica de este tipo de mueble, con especificaciones oportunas de seguridad y el primitivo “mando de escoba” se ha realizado primorosamente en madera torneada de alta calidad, exactamente igual que el que controló al aeroplano en el cruce del Canal de la Mancha. 

En verdad, la vista hoy del recién construido aeroplano impresiona a los expertos que lo visitan, por primera vez podemos apreciar, tocándolo, lo que fueron aquellas máquinas voladoras, si bien dándonos cuenta de lo que las nuevas tecnologías y procedimientos industriales han variado con este siglo. 

¿Cuál es la situación actual del proyecto? El avión está dispuesto para el “roll-out” o salida a plataforma de vuelo. A los directores de la ingeniería no les acabaron de satisfacer las ruedas, más robustas que las de los modelos originales, pero indujeron que podían entrañar algún percance en determinados suelos, también prefirieron utilizar otros, más fuertes, resortes de caucho en la amortiguación del tren principal. El peso del motor, en relación con la posición del asiento del piloto y teniendo en cuenta el peso adicional del panel de instrumentos y electrónica, obliga a resituar el primero en posición, con el fin de conservar el centro de gravedad del conjunto. 

Todos estos detalles deben ser estudiados y corregidos antes de la puesta en marcha del motor, se supone que surgirán otros después de que se ensayen los primeros carreteos en plataforma y tras los despegues. 

Capítulo aparte merece el entrenamiento de los pilotos. Independientemente de que se estudien y consideren algunas peticiones de voluntarios, se ha decidido que asuman inicialmente este entrenamiento los dos principales pilotos de la Fundación. Se trata de algo nuevo y no comparable al pilotaje de cualquier otro tipo de avión, tomando las palabras de uno de los patronos de la misma, éstos “deberán olvidarse de sus conocimientos actuales sobre el manejo de aviones, para volar el Blèriot según él mismo”. En ocasiones hemos hablado de que los primitivos aeroplanos se pilotaban de forma diferente unos de otros, cada piloto tenía su avión y recíprocamente. 

Los pilotos designados son expertos de muchas horas y diferentes aeronaves, suponemos que no tardarán en hacerse con el nuevo aparato. Por cierto, en este es importante el peso del tripulante para el centro de gravedad, se ha habilitado un dispositivo de pequeñas variaciones de posición del asiento, para corregirlo. 

Como comprobaréis, el proyecto, minuciosamente llevado, tiene numerosos condicionantes que se han estudiado y se están resolviendo progresivamente, todo ello condiciona las fechas pero, de ninguna forma, la seguridad. La decisión del órgano rector de la Fundación es comenzar los vuelos cuando todo quede resuelto. Poco importa dejar de estar presente, con nuestro Blèriot XI, en los acontecimientos aeronáuticos que se avecinan, lo importante es coronar con absoluta garantía el proyecto al que tanto esfuerzo e ilusión se han dedicado. 

Rafael Murcia.

Follow us ...
Miembros de:
Contributors
Sponsors