La manera más efectiva de hacer algo es hacerlo
Amelia Earhart

La Aviación española en la Guerra de África (1931 - 1927)

Tema esperado con interés, por la serie de datos que de esta guerra se desconocen en cuanto a la aviación de los primeros tiempos y haber sido la primera contienda internacional en la que se experimentaron, de una manera real, aviones, armas y tácticas de combate. Y también por sus características, ya que se carecía de fuerza aérea oponente y las misiones fueron muy variadas, basadas en la observación del enemigo y un relativo hostigamiento desde el aire, con el añadido heroico e importante del avituallamiento aéreo de núcleos aislados y cercados por el enemigo, en heroica resistencia, lo que dio lugar a más de una condecoración máxima, Laureada de San Fernando. El Coronel Montoto posee una vastísima erudición sobre el tema, que le permite prolongar, de forma indefinida, sus disertaciones, en el caso que nos ocupa por espacio de casi dos horas de ininterrumpida charla, durante las cuales mantuvo al público que asistía al acto sin apenas pestañear.

A pesar de que el ponente se refirió a temas históricos muy variados, más o menos relacionados con la Aviación, el interés por la charla no decayó un instante, los asistentes pudieron conocer circunstancias y personajes que configuraron aquella incomprensible e incomprendida contienda que, durante demasiados años, constituyó una de las mayores sangrías de nuestra Nación, ya castigada y empobrecida por la reciente pérdida de las colonias ultramarinas, sumiéndose en una empresa desesperada, por la carencia de medios, en ocasiones constituyendo un auténtico genocidio por ambas partes.

En realidad, la conferencia se convirtió en una lección magistral de Historia militar, con continuado hincapié en el aspecto aeronáutico, mostrando los primitivos aeroplanos, caducos ya en la Guerra Europea, tripulados por militares procedentes de distintas armas, sin apenas instrucción ni experiencia, sacando fuerzas de flaqueza para orientarse y operar en aquellos territorios hostiles y agrestes, sin medios ni conocimientos, constantemente expuestos a los disparos de fusil que los rifeños prodigaban desde cualquier ignorada parte, o a la muerte más ignominiosa y sanguinaria si un fallo de la máquina daba con los tripulantes en el suelo. Don Jaime de Montoto no dejó de pintar con crudeza la realidad de aquella desgraciada guerra.

Tras la disertación, se estableció un interesante coloquio, en el que el ponente completó información solicitada por los oyentes, quedándose emplazado a desarrollar una segunda parte del tema en fechas del curso siguiente. Nuestro agradecimiento y admiración al conferenciante y deseo de asistir a su próxima disertación.

Siguenos en ...
Miembros de:
Colaboradores
Patrocinadores